5 de enero de 2010

JABÓN Y AGUA


El objeto más bello y más limpio de este mundo es el jabón oval que sólo huele a sí mismo. Trozo de nieve tibia o marfil inocente, el jabón resulta lo servicial por excelencia. Dan ganas de conservarlo ileso, halago para la vista, ofrenda para el tacto y el olfato. Duele que su destino sea mezclarse con toda la sordidez del planeta. En un instante celebrará sus nupcias con el agua, esencia de todo. Sin ella el jabón no sería nada, no justificaría su indispensable existencia. La nobleza de su vínculo no impide que sea destructivo para los dos.



Mientras me afeito y escucho un concierto de cámara, me niego a
recordar que tanta belleza sobrenatural, la música vuelta espuma del aire, no sería posible sin los árboles destruidos (los instrumentos musicales), el marfil de los elefantes (el teclado del piano), las tripas de los gatos (las cuerdas). Del mismo modo, no importan las esencias vegetales, las sustancias químicas ni los perfumes añadidos: la materia prima del jabón impoluto es la grasa de los mataderos. Lo más bello y lo más pulcro no existirían si no estuvieran basados en lo más sucio y en lo más horrible. Así es y será siempre por desgracia. Jabón también el olvido que limpia del vivir y su exceso. Jabón la memoria que depura cuanto inventa como recuerdo. Jabón la palabra escrita. Poesía impía, prosa sarnosa. Lo más radiante encuentra su origen en lo más oscuro. Jabón la lengua española que lava en el poema las heridas del ser, las manchas del desamparo y el fracaso. Contra el crimen universal no puedo hacer nada. Aspiro el aroma a nuevo del jabón. El agua permitirá que se deslice sobre la piel y nos devuelva una inocencia imaginaria. "

José Emilio Pacheco
Elogio del jabón (fragmento)

3 comentarios:

Berni dijo...

Que manera de convertir la cotidianidad en algo tan fantástico y placentero.
Gracias.

mi nombre es alma dijo...

Y la hermosura de la pompa de jabón, su liviandad en el aire, el reflejo irisado de la luz en su frágil corteza. La poesía de lo cotidiano es la más sincera sin duda.

Un abrazo

Javier dijo...

Humanizar lo pequeño hace grande al propio hombre.
Poder disfrutar de esa sensibilidad, placer divino.
Gracias Berni, gracias Alma. Y mi enhorabuena.
Un saludo.

Related Posts with Thumbnails