4 de enero de 2010

LIBERTAD & SEGURIDAD

Se nos llenó de miedo la vida con las consecuencias terribles de la famosa pandemia y ahora se perderán casi 27 millones de vacunas y gran parte de los 333 millones de euros que se invirtieron.

Se nos mete miedo en los huesos con un inminente secuestro terrorista y el Reino Unido eleva el nivel de alerta terrorista para España, advirtiendo a sus ciudadanos sobre posibles viajes a España.

El miedo a otro ataque terrorista en la navegación aérea incrementa notablemente las medidas de seguridad en todo el mundo.

No cabe duda, el miedo está de moda y cada vez que se le nombra las libertades se resienten, los capitales y los ejércitos se mueven, el mapa de poder cambia.
Es una simple observación. Sólo unos ejemplos. Seguramente me equivoque en mi apreciación personal pero tengo la impresión de que la circulación de tanto miedo otorga más poder a los que más poder tienen.

Procuraré no viajar en avión por no verme obligado a desnudar mi intimidad, no me vacunaré de pandemias ficticias, seguiré dando la mano y besando en mis saludos, no miraré con desconfianza a los que tienen "aspecto de malos" o son considerados "presuntos malos", procuraré no llenar las arcas de la SGAE ni aumentar su patrimonio, dejaré de creer en el demonio, etc., etc. En definitiva, intentaré vacunarme contra esa manipulación que utiliza el miedo, que beneficia a unos pocos, perjudica a casi todos y genera un malestar tan gris y desapacible como este inicio invernal que padecemos.

"Bueno… al menos no tendremos que preocuparnos más de la anarquía..."



"Los que, contra el terror, están a favor de una coalición militar, deberían, al mismo tiempo, forjar una coalición global de la sociedad civil contra el totalitarismo"
Daniel Cohn Bendit

2 comentarios:

Colorin dijo...

Está muy bien no tener miedo, pero es necesario un mínimo de prudencia, que nos permita vivir en libertad sin caer en la temeridad.
El conocimiento es un buen escudo contra los temores infundados de cualquier tipo, pero el problema es que por mucho que lo intentemos, el saber es limitado.
En cuanto a dejar de viajar para no tener que mostrar nuestras interioridades... personalmente lo que me molesta es la incomodidad, el tener que volver a colocar las cosas. Siempre me ha resultado muy molesto el hacer las maletas, pero por viajar haré las maletas tantas cuantas veces sea necesario, lo importante es seguir descubriendo lo que se pueda sobre el terreno, de primera mano.
Javier, espero que esa reticencia a conocer nuevos mundos sea sólo temporal.

Javier dijo...

No te apures, Colorín, sigo deseando viajar y conocer nuevos mundos.
Pero creo que lo haré en un medio de transporte en el que no tenga que desnudarme para poder subir.
No es una cuestión relativa al miedo en sí, sino a la manera en la que nos relacionamos con él.
Gracias por tu comentario.

Related Posts with Thumbnails