13 de abril de 2010

LA REVOLUCIONARIA SENSIBILIDAD DE UN PENSADOR

Descubrí a André Gorz (Viena; 1923-2007), especialista en la problemática del trabajo y teórico en ecología política, a raíz de la famosa carta de amor que escribió a su esposa Dorine tras cincuenta y ocho años de matrimonio y que está incluida en el libro de MarinaPalabras de amor”:

“Tu vas avoir quatre-vingt-deux ans. Tu as rapetissé de six centimètres, tu ne pèses que quarante-cinq kilos et tu es toujours belle, gracieuse et désirable. Cela fait cinquante-huit ans que nous vivons ensemble et je t’aime plus que jamais. Je porte de nouveau au creux de ma poitrine un vide dévorant que seule comble la chaleur de ton corps contre le mien.»
[ .. ]
«Nous étions, l’un et l’autre, des enfants de la précarité et du conflit.»
[ .. ]
«Ni l’un ni l’autre n’a une famille. Nous n’avions pas de famille à fonder pour transmettre quoi que ce soit, puisque nous n’avions jamais eu de famille nous-mêmes.»

Ingeniero químico, psicólogo, filósofo y periodista André Groz, seudónimo de Gerhard Hirsch, fué un intelectual cuyo pensamiento se sitúa entre la filosofía, la teoría política y la crítica social. Gran admirador de Jean-Paul Sastre, gran teórico de la ecología política y cofundador de la revista Le Nouvel Observateur, con el seudónimo de Michel Bosquet. De padre judío, madre católica, se consideraba bastardo por cuanto no era ni alemán, ni austríaco, ni judío, ni católico, aunque había sido bautizado, y revolucionario pues estaba radicalmente en contra de la sociedad francesa que le rodeaba. El tema más recurrente en su obra es la desaparición de la noción del trabajo como valor. Andre Gorz se suicida junto a su esposa Dorine el 25 de septiembre de 2007.

«Nous nous sommes dit que si, par impossible, nous avions une seconde vie, nous voudrions la passer ensemble.»



Ahora, me ha venido a la cabeza de nuevo a propósito de la noticia que habla sobre las repercusiones que tendrá la crisis en el mundo laboral. Hay una famosa entrevista que realiza en el año 1999 Michel Klotowsky a André Gorz en la que este expone los ejes de su libro “Miserias del presente, riqueza de lo posible”, donde expone su pensamiento sobre el rol del conocimiento en la economía y el fin del trabajo asalariado como base de la identidad social. Y donde dice cosas tan interesantes como estas:

“El trabajo asalariado está en vías de desaparición como base principal para construir la propia vida, una identidad social, un futuro personal”

“El discurso sobre el carácter central del trabajo, sobre la perpetuidad de la sociedad laboral, de la sociedad salarial, tiene una función de estrategia de poder de parte de la burguesía, del capital y de los empleadores”

“En los últimos quince o veinte años, los frutos del crecimiento fueron aprovechados en un 99% por un 1% de la población estadounidense. Habría que pensar cómo nosotros, la población, los trabajadores virtualmente desocupados o precarios, podemos apoderarnos del proceso y volverlo a nuestro favor en vez de dejar que se desarrolle a favor del crecimiento fantástico de la potencia del capital sobre la vida de todos (…) dentro del proceso de producción, el factor más importante es el saber (…) Decir que el capital fijo es principalmente el capital humano, el capital saber, significa decir que los verdaderos dueños de la riqueza de la empresa son los que tienen el saber, pero no el capital materia, el capital maquinaria”

“El futuro no pertenece a la industria del pasado sino al desarrollo de la economía popular (…) Es el problema esencial de la democracia, un arbitraje entre las autonomías de base y un poder heterónomo, el poder con reglas propias, que son reglas del conjunto (…) Por eso el Estado es universal y al mismo tiempo es abstracto (…) La política es la perpetua dialéctica conflictiva entre la aspiración de la base a la autonomía y la aspiración de la cúpula a la universalidad”

En fin, creo que merece la pena leer la entrevista. Aquí podéis encontrarla.

5 comentarios:

Jezabel dijo...

Estoy descargando el adobe pra leer la entrevista,es que formateé el otro día y lo perdí. Mientras:
No te parece terrible que un grandísimo número de personas pasen la mitad de los días de sus mejores años, realizando una tarea ajena a sus gustos e intereses para un montón de necesidades muchas de las cuales ni siquiera lo son? A mí me produce ataques de claustrofobia.

La posibilidad de crecer es una actitud, no? Desaparecer. Never.
Quité el vídeo por una razón tan tonta como que me canse de verlo ahí.

Voy a leer la entrevista, besos

leon no es feroz dijo...

¿ Hasta qué punto podemos elegir nuestra vida, o nuestro trabajo? Siempre hay algo que se escapa a razones y entendimientos..no sé.
Lo de terminar su vida así, siempre es sorprendente.¿ lucha o huida? He leido que ambos son sistemas de defensa validos ante el peligro. De todas formas, a mi, me resulta incomprensible. Qué complejo el ser humano!!
Un abrazo

Lala dijo...

Sin sensibilidad no hay humanidad.
Me quedo con eso.
La vida de hoy no está hecha para los seres humanos sino para los intereses del mecanismo en el que vive el ser humano.
Todo el que aporte ideas por y para las personas está condenado a fracasar.

Hoy me siento realmente pesimista.
Menos mal que queda gente sensible, con sentimientos de verdad por los demás, por la vida.


Un beso


Lala

Anónimo dijo...

La carta de André a su esposa Dorine está llena de Amor,la conocía, pero cada vez que la leo, sigue provocando en mí grandes sentimientos, no puede ser más hermosa. Me parece una buena elección el terminar su caminar juntos. No creo que pudiera sobrevivir sin el otro a mi lado.
Creo que un trabajo y salario fijo son muy importantes, dan mucha tranquilidad,y sería estupendo si se pudiera desarrollar el potencial de cada uno, pero la mayoría de los trabajos "seguros", tienen un techo muy cerca, sin posibilidad de crecer,precio demasiado alto el que pagamos muchas veces por la estabilidad. La mejor herencia es el Amor y el Saber.Estoy de acuerdo en que el mayor capital es el Saber. Gracias. Nube

Javier dijo...

Por eso, Jezabel, poder desempeñar un trabajo que apasione es un regalo de los dioses. Aunque al final uno se acostumbra a casi todo. Para André Gorz lo que debe de acabar es que el trabajo sea el gran centro biográfico de nuestra existencia. Es el trabajo el que debe de estar al servicio del hombre. Eso también forma parte de una actitud. Gracias por tus palabras.

Es algo que tiene que ver más con la sociedad en su conjunto que con el individuo aislado, Carmen. Por lo demás, aunque comprendo y comparto tu sentimiento ante la autolisis, algo me dice que poder elegir el cómo y el cuándo del final es una opción reservada para un tipo de inteligencia fascinante. Un abrazo para ti.

Todo en el universo tiene una utilidad, estoy convencido. La sensibilidad también justifica un propósito. Y el pesimismo. Pero mientras podamos elegir, Lala, hagámoslo por el sentido del humor, es quien nos salva en última instancia. Gracias y un beso.

Y, además Nube, en francés es más romántica la carta si cabe y más inevitable el suicidio. Respecto del trabajo, lo que valoran los jefes, por desgracia, no tiene que ver con el saber, tiene que ver con la docilidad y el rendimiento. La famosa máxima “lo peor que te puede pasar en el trabajo es tener un jefe más tonto que tú” se manifiesta con demasiada frecuencia. Gracias por tus comentarios. Y un abrazo.

Related Posts with Thumbnails