12 de abril de 2010

SOBRE LA NATURALEZA HUMANA

Encuentro en Redes dos trabajos muy interesantes y que hablan sobre la naturaleza humana desde dos perspectivas que me parecen complementarias. Por un lado, Eduart Punset habla con Philip Zimbardo, psicólogo de la Universidad de Stanford, sobre la manera en la que la bondad y la maldad se interrelacionan y con el fin de conocer mejor hasta qué punto somos realmente como creemos ser. De manera similar al experimento que realizó Milgram en los años 60, Philip Zimbardo es el autor del famoso y macabro experimento de la prisión de Stanford realizado durante los años 70.



Y si de algo pueden servir estos experimentos que buscan conocer al hombre es sin duda para poder definir qué aspectos requieren especial atención en la estrategia por diseñar un mundo mejor. En el segundo de estos artículos, "cuatro deberes para sobrevivir", Punset nos revela cuáles son los objetivos que debemos de conseguir incentivar en la escuela para que los protagonistas del futuro, los niños, puedan adaptarse adecuadamente y asumir el protagonismo que les corresponde en esta nueva era de la globalización. Y que tanto se echan de menos entre la clase política y empresarial.

1. Focalizar la atención es el primero de ellos. Aprender a concentrarse. La diversidad de pantallas y soportes distintos, como los móviles, las consolas, Internet y las redes sociales, nos ha enseñado a lidiar con múltiples retos al mismo tiempo.

2. El aprendizaje social y emocional –o si se quiere, la gestión de las emociones negativas como el odio ideológico, el desprecio y la falta de empatía– constituye la segunda pauta del nuevo abecedario que se está enseñando ya a los niños, pero que desconocen todavía los dirigentes empresariales y políticos.

3. La resolución de conflictos es la tercera pauta del nuevo conocimiento indispensable para sobrevivir en el siglo XXI. Ya no cabe la antigua actitud de ignorarlos o aparcarlos. Los dilemas que deben resolverse son inevitables y es preciso abordarlos con resolución y ganas.

4. Por último, están disminuyendo los índices de violencia a nivel mundial y aumentando los de compasión y altruismo. Nos lo enseña la ciencia tanto como la experiencia de los últimos años, en contra de lo que siguen opinando muchos sectores, sobre todo mediáticos. Cualquier opción política emparentada con la vieja lucha de clases está por ello condenada al fracaso y sólo pueden consolidarse las políticas y decisiones basadas en el consenso y la reflexión colectiva.

3 comentarios:

Lala dijo...

Interesantísimo.
Yo coincido con este hombre cuando dice de crear un escaparate de heroes en los que fijarse. Siempre he dicho, y estoy convencida, de que hace falta hacer márquetin con la bondad. Porque no se ensalza lo bueno suficientemente, sólo nos dan trazas de los buenos actos, titulares, mientras que se regodean y se exienden con las maldades en los medios de comunicación. No se da valor a las personas buenas, por tanto, los que toman ejemplo, para qué quieren ser buenos si eso no mola?
Creo firmemente en que dar ejemplo y revalorizar la bondad, premiar la bondad de alguna manera, haría hombres más buenos en la sociedad.

Me ha llevado un tiempito, pero me ha encantado verlo.


Un beso


Lala

Anónimo dijo...

El video me ha dejado consternada, el experimento duro. Efectivamente, los cuatro deberes para sobrevivir, los considero como necesidades básicas, que hay que aprender para mejor vivir. Si focalizar la atención es importante, el aprender a gestionar las emociones negativas y aumentar la empatía, se debe aprender desde niños y no llegar a adultos ignorando como hacerlo. Un blog lleno de vida. Gracias.Nube

Javier dijo...

Coincido contigo, Lala. La bondad no está suficientemente incentivada, puede que por eso seamos tantos los malos. :)
Me alegra que te haya gustado.

Es cierto, Nube. Parece que en la escuela no enseñan sobre esa asignatura tan esencial que es la gestión de los sentimientos y emociones. Gracias por tus acertados comentarios. Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails