15 de junio de 2010

MICROESTADOS-MICROCUENTOS

"El equipo euro"

Interesantes e instructivas reflexiones las que siempre nos aporta la aguda mirada y el notable análisis que Juan Pedro Quiñonero nos hace en su blog de esta compleja y contradictoria Europa. Un punto de vista imprescindible, puede que no suficiente, para quien quiera acercarse a cierta comprensión de esta realidad.


"Quizá no sea un azar que la crisis más grave de la historia del euro coincida con las llamaradas nacionalistas belgas, el problema catalán, y las crisis larvadas de una docena de microestados nacidos tras el hundimiento de la URSS.

[ .. ]

Sin duda, las crisis belga y catalana tienen insondables raíces propias. Pero la fragmentación política y cultural de los Estados europeos es una realidad acelerada por la incapacidad de la UE para ofrecer respuestas inmediatas a los problemas de los pueblos europeos.

Estonia, Letonia, Lituania, Bielorusia, Ucrania, Eslovaquia, la República checa, Serbia, Croacia, Eslovenia, Bosnia Herzebovina, Macedonia, Montenegro… esperaban conseguir, con la independencia, un apoyo material y político para construir Estados más o menos viables, en el seno de una comunidad política mucho más amplia, la UE.

Pero la UE lleva más de veinte años intentando construir una arquitectura política sólida, víctima ella misma de bizantinos problemas de fondo. Evitar la bancarrota de un viejo Estado más o menos soberano enfrenta a la Europa del Norte (partidaria de la austeridad y el ahorro) y la Europa del Sur (siempre tentada por el gasto público y los impuestos). Ante tal división, es el mercado financiero internacional quien impone su ley. Conseguir más crecimiento y prosperidad “en común” es un debate que se prolonga en la UE desde hace varias décadas, en vano: Europa crece menos y tiene más paro estructural que los EE.UU. desde hace treinta años; y los nuevos gigantes emergentes crecen a una velocidad excepcional…

Así las cosas, todos los impuestos son insuficientes para frenar unos gastos devastadores para la prosperidad común, cuando las tensiones culturales (flamencas, valonas, catalanas, musulmanas, etc.) minan la eficacia y credibilidad de Estados maniatados a sus bizantinos soliloquios."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Es tan difícil que todos vivamos más felices? ¿No saben los grandes que todo lo que tenemos es tiempo, y que empezamos a gastarlo al nacer, y que no sabemos cuando se nos va a acabar?
No entiendo nada, la crisis, más impuestos, menos sueldos,créditos con altísimos intereses a los paises que están peor ¿ Para que se endeuden más los que menos tienen?.
Dicen que hay soluciones para evitar el hambre en el mundo.¿Están todos sordos? Está claro que no entiendo. Nube

Javier dijo...

Es posible que los estratos de nivel que se corresponden con el poder no sean lineales. Y que el deshumanizado salvaje que manifiesta sin piedad su vileza en las alcantarillas sea la continuación del salvaje que disfruta en la cima de su falta de compasión.
Por eso me resulta interesante leer las opiniones de quienes mantienen la perspectiva de todo ello.
Gracias por tu comentario, Nube.

Related Posts with Thumbnails