15 de junio de 2013

ENTENDER LA ECONOMÍA



 
 
NAMAN




Walt Whitman
Con el reflujo del océano de la vida



" (...) Mientras recorro las playas que no conozco
mientras escucho la endecha
las voces de los hombres y mujeres náufragos
mientras aspiro las brisas impalpables que me asedian
mientras el océano, tan misterioso
se aproxima a mi cada vez más
yo no soy sino un insignificante madero abandonado por la resaca
un puñado de arena y hojas muertas
y me confundo con las arenas y con los restos del naufragio.
Oh! desconcertado, frustrado, humillado hasta el polvo
oprimido por el peso de mi mismo
pues me he atrevido a abrir la boca
sabiendo ya que en medio de esa verbosidad cuyos ecos oigo
jamás he sospechado qué o quién soy
a no ser que, ante todos mis arrogantes poemas
mi yo real esté de pie, impasible, ileso, no revelado
señero, apartado, escarneciéndome con señas y reverencias burlonamente amables
con carcajadas irónicas a cada una de las palabras que he escrito
indicando en silencio estos cantos y, luego, la arena en que asiento mis pies.
Ahora sé que nada he comprendido, ni el objeto más pequeño
y qué ningún hombre puede comprenderlo.
La naturaleza está aquí a la vista del mar
aprovechándose de mí para golpearme y para herirme
porque me he atrevido a abrir la boca para cantar. 
(...)






EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS



"
La sociedad de los economistas muertos.


- Señores, abran el libro por la página 21 de la introducción. Señor Perry, ¿quiere leer el párrafo inicial del prólogo, titulado “Entender la economía”?
(…)
- ¡Señor Perry, arranque la página de la prima de riesgo y el índice bursátil!
- Quiero que todos arranquen esa página. Adelante, arranquen la página entera. Ya me han oído, arránquenla. ¡Arránquenla! ¡Vamos, arránquenla!
(…)
- No usamos los números y la economía para obtener beneficios y riquezas que alimenten la ambición esclavizando al hombre, usamos los números y la economía porque pertenecemos a la raza humana, y la raza humana necesita vivir dignamente. La pasión y los sentimientos son necesarios para sentirse vivo. Pero la economía tiene que servir a la equidad en el reparto de los recursos para permitir que todos los hombres vivan con dignidad.
 
- Citando a Whitman: ¡Oh, mi yo!, ¡oh, vida!, de sus preguntas que vuelven, del desfile interminable de los avaros, de las ciudades llenas de egoístas. ¿Qué de bueno hay en estas cosas, oh, mi yo, mi vida? Respuesta: Que tú estás aquí, que existe la vida y la identidad, que prosigue el poderoso drama y que tú puedes contribuir con un gesto. Que prosigue el poderoso drama y que tú puedes contribuir con un gesto… ¿Cuál será tu gesto? 

"













7 comentarios:

Anónimo dijo...

La poesía, llena y vacía el alma, como un ungüento para disipar tristeza y alegría, saca la esencia que nos pasa por la mente de puntillas.
Hay que ser valientes para arrancar la hoja de un poema muerto que nos ata a una mecánica de vida diseñada, que corta las alas, que ahoga el pensamiento.
Muchas veces nos sentimos así maniatados, encogidos, torturados y con ganas de salir corriendo. Ganar, ser el primero, premios, reconocimientos, glorias, honores, poder, riquezas, aún acosta del sufrimiento de otros, esa es la vida que vivimos.
Señor, sí señor, para algunos, sin saltarse los esquemas. Competencia brutal, para otros, que si eres igual ó mejor que ellos, te ignoran, tratan de hundirte con críticas, desprecios, comentarios mal intencionados, y falsas adulaciones y lisonjas, para conseguir sus fines. Jamás un buen consejo. Tienen complejo de estrellas. En muchos casos se palpa envidia.
Oh, capitán, mi capitán,...
Se necesitan capitanes como usted Javier, con savia de vida, capitanes intrépidos que den alicientes para seguir adelante, en esta vida que cada día se va poniendo un poco mas cuesta arriba.
Un fuerte abrazo.
María de la Cal.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Lo dices bello, sin economía. Y sin otra obediencia que la de expresarte en toda la profundidad que de ti demanda la injusticia. Injusticia que es ciencia y no por su naturaleza sino por la nuestra que es la suya.
El mandato del hombre debería ser el hombre, pero es el hombre quien ordena y en su orden se ha decretado la esclavitud sobre todo lo creado, también sobre el hombre, sobre él. La perversión del proceso debería volvernos locos, enloquecernos, pero para mitigar el sentido no ya de culpa sino de razón, está, paradoja de las paradojas, la razón. De la certera mano de esa feroz facultad todo lo bueno y todo lo malo que ilumina el escenario donde se representa esta atrocidad que llamamos primer mundo.
La poesía es la negación de le economía, en la medida en que no busca ser rentable sino bella, que no busca economizar recursos sino profundizar en ellos. Que no busca sumar sino compartir.
Un poema debería ser la economía, para que cuando menos se alimentara digo el espíritu.
Magnífica entrada amigo.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Magnífico comentario el de María de la Cal.

César dijo...

Cierto, la economía debería ser la ciencia que estudie la manera de que todos los seres humanos puedan comer al menos tres veces al día. Y es curioso, razonamos, nos llenamos de razón, creamos teorías económicas que nos llevan a pensar que el mundo se pararía si no hubiera "emprendedores" que se enriquecen para dar trabajo a los demás. Incluso conozco a algunos que les parece que leer un libro es perder el tiempo y dejar de ganar dinero.
No quiero ponerme realista, se notaría mucho dada la altura de los anteriores comentarios.

Anónimo dijo...

Con el permiso de Javier, le doy las gracias. Lo verdaderamente mágnifico es este blog es la exquisita inteligencia y el tacto, de la persona que lo escribe. Desgraciadamente no estoy tan preparada como ustedes, pero el leer, tanto los temas, como los comentarios hacen flotar mis pensamientos.
Si sonó alguna flauta, fué por casualidad.
Saludos cordiales.
María de la Cal.

Jezabel dijo...

Si me muerdo la poesía, me enveneno.

Un besazo

40añera dijo...

Tu siempre eres un placer para los sentidos con tus entradas amigo mío nos enriqueces
Fantástica!!!

Un beso

Related Posts with Thumbnails