26 de octubre de 2009

NO AL ABUSO VERBAL O EL PODER CURATIVO DEL 5

Los niños son las principales víctimas en el mundo de abusos y negligencias. Pero no es necesario ir muy lejos para comprobarlo. Sólo la agresión verbal representa una de las armas más perversas y más difíciles de combatir. Y está muy cerca.

La imagen pertenece a un anuncio de la Juvenile Protective Association en una campaña para generar conciencia sobre las profundas heridas psicológicas que deja el abuso verbal.


Dice Eduard Punset:

"Científicamente se ha demostrado que son necesarios cinco cumplidos seguidos para borrar las huellas perversas de un insulto. Los que tienen la manía de contradecir siempre al que está delante no gozan de tiempo material para paliar el efecto perverso de su ánimo contradictor.

¿Cómo podemos aplicar en la vida cotidiana los resultados de este hallazgo experimental? ¿Cómo podemos coadyuvar a que la ciencia penetre en la cultura popular? Es evidente que los experimentos efectuados sobre los méritos relativos del cumplido y de la anatema del contrario pueden ayudar a mejorar la vida en común de la pareja. O, simplemente, a sacar las conclusiones pertinentes que pongan fin a la ansiedad generada en el contexto de esa convivencia."

"El efecto de la palabra desabrida es más perverso que la propia sucesión de hechos. El impacto del lenguaje es sorprendentemente duradero. Es muy fácil constatar con los niños de tres o cuatro años los efectos indelebles de aprehender una palabra por escrito, de captar su significado plasmado mediante letras. Una actitud perversa la pueden imaginar con un dibujo sencillo –de un chimpancé empujando a otro al río o de una persona soltando una piel de plátano en la baldosa que está a punto de pisar un anciano–, pero en cuanto un niño ha aprendido a escribir “perverso” le quedará grabada para siempre esa palabra. El poder de la palabra escrita en los humanos supera todo lo imaginable. No me pregunten por qué." (Leer el resto del artículo)



Visto en EDUARD PUNSET

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola javier-

he visto este estupendo video varias veces y me recuerda el llevar el lapiz en la boca un rato y sonreir. He comenzado a leer su estupendo libro nadie nace con suerte... nos forjamos nuestro destino con nuestros pensamientos y acciones...

Javier dijo...

Necesitamos personas que nos enseñen a pensar, a mirar y a vivir lo cotidiano otorgándole la dimensión que realmente tiene. Un buen maestro, sin duda. Gracias por tu comentario, amigo anónimo.

Related Posts with Thumbnails