15 de octubre de 2009

UN GRANO NO HACE GRANERO...

“Cambio climático y destrucción del planeta”. Es un tema muy importante, por supuesto. Por ello quiero hacer mi pequeña aportación. Esta consiste en deshacer un quiebro en la estructura del mensaje que me induce a la confusión. Es posible que a otros les pase lo mismo. Me refiero a esa supuesta “destrucción del planeta” consecuencia de nuestra global mala utilización de los recursos naturales. No hay destrucción del planeta, al planeta le entra la risa, es decir, al planeta no nos lo vamos a cargar nosotros, me digo, lo que nos vamos a cargar es la continuidad del hombre sobre el planeta tal y como ahora la conocemos. Ya sé que suena a perogrullada. Tampoco el problema es de una dimensión global, que escapa a la humilde nimiedad del individuo. Hace mucho que sabemos de la sobreexplotación de recursos y del desigual reparto de los mismos y seguimos igual porque nos escondemos tras la “enorme magnitud del problema”. Sin embargo la solución está en mi cocina, me digo, en mi cuarto de baño, en mi plaza de garaje o en mi grifo. Una perogrullada, lo sé. Pero para mí así suena más auténtico y más cercano. El planeta no me preocupa, que se ría de nosotros sí.



Visto en WWF

3 comentarios:

El duende Colorin dijo...

Javier, esta vez no he comprendido bien el mensaje. Estoy de acuerdo que nosotros no nos vamos a cargar el planeta, pero y eso del grifo... me he perdido algo y me gustaría saber qué. Gracias por seguir sembrando inquietudes.

Camino dijo...

Pues yo no estoy de acuerdo, entre todos haremos granero, y poco a poco si nos vamos educando como sociedad en nuestras responsabilidades como especie para con el planeta, perpetuaremos nuestra permanencia en el mismo...al final egoísmo puro ;)

Saludos Javier

Javier dijo...

La frase a la que hago referencia dice: “un grano no hace granero… pero ayuda al compañero”, básicamente, Camino, representa el mismo mensaje que el que encierra el vídeo, la solución requiere de la solidaridad en pequeñas acciones, en un cambio de mentalidad global. Lo que intentaba decir, lo que habitualmente digo y me digo, es que el problema es de grandes consecuencias pero requiere para su solución solo de pequeños gestos. Y que estos están aquí mismo, en lo más cotidiano y que implica una manera distinta en la forma de mirar y mirarnos. No es necesario salir a la calle, dentro de casa, tan cerca, duende Colorín, como en la manera en que utilizamos el grifo cuando nos aseamos.
Y todo esto porque creo que existe una ley no escrita, semejante a esa del “mínimo esfuerzo”, que nos condiciona en contra de la acción cuando la solución pasa por ser solidaria.
Ese egoísmo es imprescindible y revolucionario, porque implica una nueva forma de educarnos y tomar conciencia en lo social. ¿Nuevas responsabilidades para nuevos tiempos?
Muchas gracias por vuestra aportación.

Related Posts with Thumbnails