1 de enero de 2011

MÚSICA CALLEJERA PARA EL CAMBIO 2011

Empieza el año con muchos deberes pendientes. Leo por todas partes balances abrumadoramente pesimistas. No quiero resignarme.




Necesitamos visualizar que no hay tanta distancia entre la gente que canta en la calle, en cualquier rincón del mundo. Ni tantas diferencias en los ritmos que marcan lo esencial de nuestras vidas. Las distintas voces, los distintos instrumentos, las distintas miradas no sólo no representan una amenaza, añaden valor y tienden a integrarse en perfecta armonía.

Frente a los que nos imponen una rígida interpretación del mundo basada en las amenazas y el miedo, yo elijo dejarme seducir por los que se empeñan en una versión sostenible del ser humano. Idealismo imprescindible justificado al comienzo de una etapa; muy voluntarioso, de acuerdo, pero no menos necesario.

Fomentar esta opción exige desmontar la voraz inercia del binomio violencia-privilegios. Algo aparentemente imposible, que sólo se muestra verosímil desde la convicción y la determinación más férreas. Algunos prefieren llamarlo “fe”. Lo único exigible, en cualquier caso, es un pequeño paso, un minúsculo gesto en esa dirección.

Más allá de las palabras, visualizarlo me parece imprescindible.

Sirva este video como minúscula muestra de mi voluntariosa e infantil locura en este principio de año.


6 comentarios:

marimer dijo...

Pues yo me sumo a tu idealismo con ese brindis tan sincero de emociones y buenos sentimientos.
Feliz Navidad y Año Nuevo.
Gracias por tu visita y tu comentario
Besos

Anónimo dijo...

Feliz año, Feliz día, Feliz instante, que a veces llena nuestras vidas.
Maravillosa infantil locura que transmite tanto optimismo,en estos momentos nada fáciles,se agradece tu generosidad y nobleza.
Azul.

Matices dijo...

Veo tu deseo para este año e intento adentrarme en ese optimismo que lo preside, no es tarea facil, pero no imposible.

Un beso, aqui estaremos...

Nieves

Cesar dijo...

Es la música libre de mercadotecnia.
Mi hijo comenzó una aventura musical que tuvo que abandonar por los estudios. Recorrimos todo tipo de tugurios de mala vida hasta que alguien decidió apoyarles para editar un disco. Alguna de las canciones están en el blog. Ahora soy incapaz de mirar para otra parte cuando veo a alguien tocando en la calle.
Felices Años, Javier.

Berni dijo...

Buenas vibraciones, desde luego eso me provoca y me contagia el vídeo que propones.
En realidad es por lo que la música me gusta tanto. Dicen que quien canta sus males espanta, y qué verdad es ;)
Creencia, fe, buenrollismo, como ahora se dice... absolutamente necesarios para conseguir esa infantil locura que expones. Propósitos nacidos de anhelos que reverdecen con el ansia de un futuro mejor, necesarios deseos en los primeros momentos del Nuevo Año, sustentada, eso sí, en la sabiduría que nos dió el Viejo...
Genial demencia la tuya, y a la que, con tu permiso, me quisiera sumar...

Un abrazo grande, querido Javier, con mis mejores deseos.
No desistas en tu empeño, y continua expresándolo aquí, en tu "Ámbitos Propios", que tanta esperanza y fuerza nos transmiten a todos.

BEATRIZ dijo...

Javier,
La fe es buena, yo considero que es buena y si alguien más coincide debe haber esperanza.
La canción inspira.
Me alegra saber que estas idealista para empezar el año, yo inicie con sesación de "lentitud" todavía no decido si eso es bueno o un reto, pues es algo incomodo sentirse lento.

Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails