27 de febrero de 2011

FRONTERAS DE PIEL Y AGUA





Tocamos apenas superficialmente la conciencia del sueño, una y otra vez, antes de reconocernos incapacitados para ubicar intelectivamente este universo donde nos perdemos durante casi la tercera parte de nuestra vida. No obstante, sí que somos capaces de reconocerlo en nosotros mismos como un tipo de percepción específica cuyas cualidades nos permiten identificar, compartir y catalogar esta rutina onírica dentro de las experiencias de índole vital.





De manera similar, se me antoja un esfuerzo de concreción imposible especular sobre la definición del arte, también, para mí, un tipo de experiencia vital cuyos componentes principales tienen que ver con la seducción y la provocación emocionales y que en último término generan un placer de índole intelectual. 

Por ello tengo que reconocer mi incapacidad para aceptar la invitación de mi admirado Anónimo de la Piedra, quien nos anima desde su blog para hacer una aportación personal sobre “la esencia del arte”. Dejo constancia de ello por si alguien se anima.





Los perímetros táctiles de la reivindicación visual de Miru Kim, la pretensión política de los versos de Nancy Messieh, el anhelo de renovación en la lucidez de María Emilia Cornejo y la sugerente plasticidad de la travesía de Bill Viola, conforman esta combinación que he elegido como ejemplo de la capacidad del arte para desmontar convicciones y atravesar fronteras imaginarias. O acaso no se trate de arte, sino tan solo de elementos constituyentes de una ensoñación.















“…De norte a sur
caían cuerpos al suelo, dejaban de latir los corazones
pero en Tahrir por ellos mantuvimos alta la cabeza

saliendo de los muros por los que, toda nuestra vida,
caminamos pegados, ocultos en la sombra
de la conformidad y el miedo

abrimos al asesinato nuestros pechos,
abrimos a las piedras nuestros rostros, a las balas nuestros ojos,
nuestras mentes a los molotov que a la cabeza nos lanzaban

y dijimos

no tenemos miedo

porque el miedo a vivir con la cara enterrada
en el suelo de una tierra que no puede ya sentir
era nada, nada comparado con el miedo a morir
sin haber dicho ni una vez

soy libre.”



Nancy Messieh, fotógrafa y poeta egipcia residente en El Cairo, es autora del libro de poemas en inglés Photographs Never Taken.





(Clicar en la imagen)




COMO TÚ LO ESTABLECISTE


sola,
descubro que mi vida transcurrió perfectamente
como tú lo estableciste.

ahora
cuando la sensación de algo inacabado,
inacabado y ajeno
invade de escrúpulos mis buenas intenciones,
sólo ahora
cuando me siento en la mitad de todos mis caminos
atada a frases hechas
a cosas que se hacen por haberlas aprendido
como se aprende una lección de historia,
puedo pensar
que de nada sirvieron los consejos
ni las interminables conversaciones con tu madre,
y esas largas horas de mi vida
perdidas
en aprendizajes extraños
sobre pesas y medidas,
colores
y
sabores
y
en el vano intento de ir tras el sol
tras el vuelo de los pájaros,
de repente quiero acabar
con mi baño de todas las mañanas,
con el café pasado,
con mi agenda cuidadosamente estructurada
de citas y visitas
a las que asisto puntualmente;
pero es tarde
hace frío
y estoy sola.



María Emilia Cornejo (En la mitad del camino recorrido)


4 comentarios:

Cesar dijo...

Complicado comentario al que nos invitas. Impactante arte y valiente modelo que seguramente no ha visto la película de Hannibal Lester en donde los puercos se meriendan a alguien.
Alguien dijo que el arte debe amansar, sosegar, remover, concienciar. Y yo añado: y oler.
Y más añado: !Y ole!

Cesar dijo...

Lecter.

E. C. Pedro dijo...

Javier, comparto la emoción que produce Viola. El video que nos presentas es impactante. Ahora, cuando ves las obras en las instalaciones montadas por el autor, la experiencia te puede cambiar. ¿Conoces "the reflecting pool"? La conocí en el centro Beuabourg, hace un par de años, y juro que no se me borra. Te deja una piquiña en algún lugar de la conciencia... Un abrazo.

P.s.: Por alguna razón no pasó el comentario que te dejé en el post pasado. Me di cuenta hace poco y me dio bastante coraje, pues no es la primera vez que me pasa que creo haber enviado algo y después descubro que no. En fin.

BEATRIZ dijo...

Las imagenes dejan en shock. Alguien ha dicho que el arte también es causar reacción, pero realmente debe haber algo que seduce a la vez...me quedo con la última parte del post, claro, la poesía sobre todo, las fotografías no tomadas, las palabras no oídas, mas vividas.
Un abrazo Javier.

Related Posts with Thumbnails