10 de septiembre de 2011

UN CAMBIO IMPRORROGABLE: TRAS LA INDIGNACIÓN, LA CONCIENCIA. APORTACIÓN PARA UNA EPIDEMIA ÉTICA


He cogido un catarro inmisericorde y entre estornudo y estornudo apenas me aparto de mi dolorida nariz para otra cosa que buscar un nuevo paquete de pañuelos. Por suerte es un proceso autolimitado del que saldré  fortalecido.

Quiero aprovechar la situación para contagiaros, pero no temáis, no de este proceso sino de una epidemia que parece llamar a la conciencia de un cambio imprescindible. El mundo necesita cambiar y solo puede hacerlo empezando dentro de ti. Claro, si tú quieres.

Tras la indignación tenemos que apelar a la conciencia.



Es Joan Antoni Melé, subdirector general de Triodos Bank.


Aunque pudiera parecerlo esta no es una invitación a cambiar de banco, es tan solo una aportación más para el pensamiento.






5 comentarios:

Cesar dijo...

"Hoy no rige el mundo el individuo, sino el interés económico." Esa es la respuesta.

Vale todo con tal de ganar dinero. En menoscabo de la salud tanto mental como física.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Los banqueros conocen del problema, claro que sí, y no porque ellos lo creen, y es que no todos los males vienen de su mano, sino por una razón tan elemental como práctica, y es que ellos son los encargados de gestionarlo.
Las religiones, con sus iglesias al frene, también conocen del problema, y también por idénticos motivo, su gestión.
Y qué decir de los gobiernos, ellos son la gestión en estado puro, no tienen otro sentido ni le asiste otra razón que esa.
Pero qué es el problema, según mi criterio, es, no podía ser otro, la gestión.
Somos poseedores de un bien superior y desordenado, la vida. Y una vez sucumbimos a la tentación de ordenarlo lo malogramos. Le perdemos el respeto en nosotros y en los demás.
El orden de la vida es el único al que le reconozco autoridad en todos los planos de la consciencia y también en los de la inconsciencia. Nada nos obliga en ella que no sea soportable para cuanto habita bajo la luz del Sol.
Lo demás es gestión, luego viene la sugestión y más tarde el negocio.
Magnífica reflexión la tuya, la del resfriado, en él se explica la poca necesidad que tenemos de ser gestionados y la mucha de ser conscientes de que la vida es un desorden lleno de oportunidades. Un equilibrio precario que nos comunica con la hermosa precariedad de todo lo creado.
El resfriado no es el problema, él es parte del desorden, de la vida, evita buscar gestionarlo, no lo conviertas en un problema y así jamás llegará a ser un negocio.
¡Salud!
Recibe un fraternal abrazo.

L.N.J. dijo...

Muchísimas gracias, no sabía que esta noche oiría con gran satisfacción a este señor.

Te pido permiso para llevarlo a otros blogs con tu enlace.

Buenas noches, ha sido un placer.

L.N.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Javier, no me encuentro muy animada para escribir, pero que conste que le leo siempre y estás letras son para felicitarle y darle las gracias por compartir este blog.
Un abrazo

María de la Cal

Related Posts with Thumbnails