26 de marzo de 2012

APENAS CUASI-INDICIOS


"La cantidad de mundos
que con los ojos abres,
que cierras con los brazos.

La cantidad de mundos
que con los ojos cierras,
que con los brazos abres."

Miguel Hernández
CANCIONERO Y ROMANCERO DE AUSENCIAS
(1938-1941)






Lo llaman “pequeño mal” aunque ningún mal hacen salvo quizá el de esquivar al tiempo o perderlo entre ausencias ensimismadas. Que bien mirado sí que es algo sumamente pequeño. Sin llegar a tanto, reconozco cierta tendencia en mí a sufrir de ausencia ante ciertas vibraciones cromáticas o lumínicas de suficiente intensidad, de las que caracterizan a ese lenguaje abstracto del impresionismo visual que es la mirada emocional. De ahí si acaso se podría elucidar el origen de mi admiración por ciertos pintores. Como Monet.


Clic en la imagen


Otros, mucho menos afortunados, pasean su ausencia de un lado al otro de la celda que habitan, como si simulando una imposible huida retornasen al mundo imprescindible que asoma por entre innumerables recuerdos vacíos. El anhelo. 

Todo esto viene o no a colación porque este domingo estuve de visita en un lugar aparentemente lleno de vida. Pero, a pesar de su belleza, me pareció que la vida estaba como ausente. 

Tomé algunas imágenes.



























Simples elucubraciones.

14 comentarios:

40añera dijo...

Es cierto en sitios como el que comentas llenos de vida están pero parece que dejaron el alma ausente colgada al lugar donde pertenecían

Un besote

lAeXploradora dijo...

Un ZOO? Es que las fotografías no parecen de un Zoo, no sé cómo sea en tu país, pero aquí son pequeños y tristes, muy tristes, no me gustan...

Felicidad Batista dijo...

Si la vida se la encierra aunque parezca una copia exacta del original no deja de ser una hermosa porción de realidad extraviada de su contexto.
Belleza en las imágenes pero la mirada siempre demanda el mundo al que pertenecen.
Abrazos

Cesar dijo...

Imagina África. Imagina Zambia. Seguramente tú también te has fijado en la luz que luce en los ojos de una mujer enamorada; la que se ha apagado en el animal cautivo. A veces tomo a mi Roldán, a pesar de que anda todo del día libre, y lo saco fuera de la alambrada; es otro perro, es otra vida la que late en su pecho.
Pero las fotos son brillantes.

Anónimo dijo...

Fotografías de gran calidad y belleza, como la entrada llena de armonía.
Las ausencias son buenas si dan estos resultados, que la próxima sea breve.
Mi agradecimiento.
Azul.

Anónimo dijo...

Los zoos no me gustan, animales condenados a cadena perpetua de por vida, sin tener culpa de nada, miradas de ojos tristes que no cambian de paisaje.
Las fotos son preciosas, muchas gracias por compartirlas.
Un abrazo.
María de la Cal.

Jezabel dijo...

Me gustan muchísimo las que tienen amarillo. Ya que es probable que vivan unas circunstancias impuestas, elucubrar es importante.

Besos

E. C. Pedro dijo...

Javier, hermosa muestra. Comparto el desconcierto de otros visitantes, pues la variedad del lugar hace pensar en un arca con especímenes de todos los rincones. Bueno eso es justamente un zoológico (y a veces es bueno recordarlo). Lo del cautiverio de los animales es fatal, aunque más para unos que para otros: un antílope se lo tiene que pasar fatal; una iguana no necesariamente. Los hipocampos parecen pasársela bomba. En fin.

¡Muchos saludos con los ojos bien abiertos!

Esfinge Sin Secreto dijo...

Maravillosas fotografías. Como dice E.C. Pedro, no es lo mismo una iguana que un antílope viviendo en cautiverio. Me ha encantado la fotografía del oso, y tu narración.

Saludos!!!

Colorin dijo...

Es verdad Javier, no sé como lo has conseguido, pero esos seres tienen pena. La próxima vez que quieras relajarte puedes pasarte por el Retiro y mirar como brillan las rosas. Seguro que en vez de inspirarte sentimientos tristes, con su hermosura, te alegran la vida.

Berni dijo...

Los zoológicos se conforman en un lugar de recreo y ocio para muchos, por contra para otros no dejan de ser más que una mera muestra del poderío y de dominación del hombre sobre la naturaleza. Esa es la parte que entiendo ves reflejado en las imágenes, y en los ojos de los animales, posiblemente enjaulados... Comparto tu sensación, a algunos se les ve tristes, y me apena. Sin embargo confieso que me deleita la contemplación de aquellos otros animales que, aún no gozando de la libertad de un entorno salvaje natural, están bien cuidados y disfrutan de cierta protección (sin peligros ni depredadores) en un hábitat artificial... Los parques naturales (tipo Faunia, p.ej.) dan la oportunidad de conocer, estudiar, apreciar y amar el mundo animal, aunque dado el carácter lucrativo con el que se crean, lo anterior es muy discutible...
Un abrazo, querido Javier
:)

Berni dijo...

Resulta increíble lo que un hombre puede captar y reflejar en un lienzo con "meros trazos" (me encanta el link de la exposición de Monet, sus cuadros están llenos de expresión, evocan historias repletas de vitalidad), e irónico respecto a la ausencia de vida que aludes en la entrada y que se pueden apreciar en algunas de las fotografías...

Eva Magallanes dijo...

Y aquí me has tenido abriendo mundos con la mirada. Este Monet que nos regalas ha sido una experiencia emocionante... la belleza también tiene un dejo de tristeza y de permanente nostalgia.
Esta vida animal que nos retratas, tan perfecta e intocada, es cierto, por momentos parece carente de existencia, como si fuese una ilusión óptica, trazos y manchas de Monet.
Mi abrazo, siempre.

Antoniatenea dijo...

Me has llegado al alma,con tu bella imagen "a ese lenguaje abstracto del impresionismo visual que es la mirada emocional"...entiendo tu mirada emocional...sintonizo contigo y en las evocacienes que te produce Monet...a mi también!
Y reflejas tan nítidamente a esos animales a los que se les hace la existencia cruel y no pueden nada más que circular machaconamente recordando acaso..o simulando su huida hacia la libertad, en sus celdas crueles para que nosotros los admiremos frívolamente.
Me encanta cómo escribes y lo que escribes. Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails