19 de mayo de 2012

PUERTAS EN CRISIS POR DONDE ESCAPA ...


Que se cierre esa puerta  que no me deja estar a solas con tus besos.
Que se cierre esa puerta por donde campos, sol y rosas quieren vernos. Esa puerta por donde la cal azul de los pilares entra a mirar como niños maliciosos la timidez de nuestras dos caricias que no se dan porque la puerta, abierta...

Por razones serenas pasamos largo tiempo a puerta abierta. Y arriesgado es besarse y oprimirse las manos, ni siquiera mirarse demasiado, ni siquiera callar en buena lid...

Pero en la noche la puerta se echa encima de sí misma y se cierra tan ciega y claramente que nos sentimos ya, tú y yo, en campo abierto, escogiendo caricias como joyas ocultas en las noches con jardines puestos en las rodillas de los montes, pero solos tú y yo. La mórbida penumbra enlaza nuestros cuerpos y saquea mi inédita ternura, la fuerza de mis brazos que te agobian tan dulcemente, el gran beso insaciable que se bebe a sí mismo y en su espacio redime lo pequeño de ilímites distancias...

Dichosa puerta que nos acompañas cerrada, en nuestra dicha. Tu obstrucción es la liberación de estas dos cárceles; la escapatoria de las dos pisadas idénticas que saltan a la nube de la que se regresa en la mañana.



Carlos Pellicer 

Que se cierre esa puerta, de Recinto y otras imágenes










... LA MÚSICA


7 comentarios:

Berni dijo...

Resulta irónico que aquellas puertas "que encierran", sean las mismas que conceden licencia a actitudes y sentimientos tan imprescindibles para el alimento del cuerpo y del alma en una dimensión oculta y a resguardo de miradas extrañas...
El tema que has colgado es simplemente maravilloso.
Gracias por compartir combinación tan excepcional de poesía y música.
Un abrazo grande para mi bloguero favorito. :)

Anónimo dijo...

La música y la poesía nos acercan mas al débil niño que hay en nuestro interior, necesitado de ternura y amor, abren nuestros sentidos, sensibilizan nuestras manos, nos abren el alma, nos deleitan en nuestros momentos alegres y nos acompañan en nuestros momentos tristes. Una nos llena de paz y otra nos ayuda a sacar la alegría y el desasosiego de nuestro ser. No hay puertas, para la bondad del corazón, para el amor, pero las puertas nos protegen, de los que hacen, que la envidia y el egoísmo sean las prioridades de su vida.
No esperaba Javier que volviera a escribir tan pronto. Le envío mi agradecimiento, en cualquier tema refleja usted su gran sensibilidad y buen gusto.
Un abrazo
María de la Cal

Cesar dijo...

Seguramente el poeta intenta decirme algo más. Pero que alguien solicite intimidad en estos tiempos de boquirrubios, de gentes que se exhiben sin pudor, que muestran sus más ocultos y necios pensamientos, resulta tan raro como un pimiento rojo de Padrón. De Herbón habría que decir. Por algo es poesía.
La intimidad de los amantes no conoce puertas, las ignora, absortos en sus caricias y embebidos en sus pensamientos.

Eva Magallanes dijo...

Pensé en bisagras y clausuras, pensé en umbrales. Esta puerta del poema al cerrar hacia lo exterior abre la intimidad y en esa intimidad nada se cierra, todo se abre, incluso el exterior entra y se iguala al mundo de adentro... a la música, a la poesía... ¡para no volver por la mañana!

Pd: cierto ese post mío fue muy simplón y maniqueo, como que al estar fuera del contexto total, ser una mínima porción del proceso escritural, aquellos rasgos se acentuaron aún más. He de corregir ese "tono", sin duda. Claro está que yo no veo a hombres y a mujeres de tal modo, pero si creo que lamentablemente hay una raíz histórica, cultural y "civilizatoria" allí.

Mis besos!

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Las puertas se estremecen al cerrarse porque conocen del vendaval de las pasiones que desatan.
Magnífica propuesta.

Jezabel dijo...

Qué paz. Me quedo un ratito más con el rubio, mientras el mundo se grita,

besos

BEATRIZ dijo...

Esas puertas de Pellicer, se han abierto antes a la luz que le sobreabunda al poeta...y al cerrarse se abren a esa luz de la intimidad, no hay otra forma mejor de hacer intimidad...intimidad verdadera, claro.

Me gustó Javier, gracias.

Related Posts with Thumbnails