30 de agosto de 2011

NAUFRAGIOS E IMPOSTURAS

alexandra glyptis




El deseo y 
las dulces y afiladas penas 
y las superficiales heridas 
que fuiste tú, 
se han convertido en una triste oscuridad. 
Viene la noche con su rictus 
a yacer conmigo 
una torpe, fría y rígida bayoneta 
sobre mi alma iluminada, palpitante. 

ERNEST HEMINGWAY








"En una falsa apariencia de continuidad, semejante al fluir de un río, a una velocidad de imágenes por minuto, la vida se deja atrapar en la mirada como en un cauce de tiempo uniendo las certezas del pasado, presente y futuro y dejando apenas espacio para apreciar el gran abismo que las separa. Certidumbres que se me antojan ajenas para otros seres inmunes a los años, como los envidiados árboles de hoja caduca y algunas serenas tortugas que atraviesan el mundo en corrientes oceánicas. Yo, mucho más vulnerable, hace tiempo que me reconozco mejor en la inquietante transformación que soy y de la de todo aquello que parece acompañarme en la cercanía. Quizá por eso no puedo aceptar como válido que una imagen me defina en el carnet de identidad. Esta evidente ausencia de certezas en las que mirarme se revela con especial crueldad cuando un trágico acontecimiento hace desaparecer de mi lado un referente afectivo, porque a partir de ese momento ya sé con absoluta seguridad que nunca volveré a recordar con precisión cómo y quién fui antes de ahora y que en ese errático diálogo interior con el pasado, que simula una triste e imposible despedida, más que una negación se evidencia una metamorfosis, una mudanza, una dolorosa reencarnación hacia otro desconocido que empiezo a ser.




Por eso no debes sorprenderte si te digo que el recuerdo de mi visita al caudaloso Ganges me hace sentir extraño conmigo mismo ahora, como si hubiese sido espectador distraído de un ritual sobrenatural, y sin comprender, en este desconsolado momento en el que ya sé que me faltas para siempre, como no fui capaz de sumergirme en él para implorar en sus aguas sagradas el milagro de tu calor imprescindible.
Ya nunca volveré a reconocerme en aquel que fui porque sé algo esencial que entonces ignoraba y por eso tengo que dudar de ser este otro que hoy creo ser cuando te recuerdo."




En memoria a la desaparición de una de las cincuenta hijas de Nereo y Doris
aquella que emergiendo de las profundidades del mar griego
me socorrió durante tantos naufragios 

7 comentarios:

Cesar dijo...

Incluso el Ganges, aparentemente estancado, fluye como la vida. cada día que pasa somos personas diferentes, aunque con los mismos defectos...Pero siempre encuentras en ella a alguien que te mejore ligeramente y eso es bueno, siempre que no quiera cambiar tu ser, apropiarse de él y hacerte vivir una vida diferente.
Dicho esto, a ver cuando escribes de fútbol, que me haces pensar demasiado...

soylauraO dijo...

Transformarse, es crecer, es seguir el natural designio de la vida; "nunca volveré a recordar con precisión cómo y quién fui antes de ahora"; Nunca necesitará hacerlo,buscar ese recuerdo es aferrarse; y ud nunca dejará de ser; pues, no es otra persona, sino ud mismo, con un aprendizaje previo que le otorgó las bases sólidas para dar este paso y reconocerse Creciendo en Paz, como hombre nuevo.
!Haga ud un buen camino!Es mi deseo
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Mixha Zizek dijo...

Una bella foto y una poética entrada. ME gustó reconfortarme en tu lectura, buscando ese yo que se fue y reconociendo al de ahora. Tomo un poco de ti para buscarme en tus palabras, aunque prestadas para ubicarme también en mi propìa mirada,

esta entrada me pareció magistral! realmente bella!!

Me dejas pensando... un beso

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Percibo que defines a la perfección la infinita expansión de ser y la fascinación que tal proceso nos produce, y es que en la razón de esa certeza habita, quién lo duda, el cordón umbilical que nos une irremediablemente con la eterna esencia del universo.
Lo que somos ahora ya no lo vamos a ser un segundo después y lo sabemos pese a que busquemos ignorarlo en la absurda esperanza de ser eternos y capaces por los siglos de los siglos en una espejo de irrealidad que azoga la viva imagen de esa redención no sólo posible sino inexorable a que antes aludía.
Magnífica reflexión amigo.
Recibe un fraternal abrazo.

Neogeminis dijo...

Nos has hecho sumergir con maestría en un caudaloso ganges, melancólico y filosófico...
Intenso..
Un abrazo

40añera dijo...

Transformarse como un rio es la vida misma lo que fuimos y dejamos de ser mientras nos miramos, trasformadonos rápidamente y dejando en ese cambio cáscaras huecas sin esencia de quien fuimos
Lo siento divago tu reflexión me ha llevado a eso

Un beso

BEATRIZ dijo...

Me encanta esa entrada, la foto y el poema...ahondan en el texto próximo.

Un placer transformador regresar por éste tu espacio FJavier.

Saludos.

Related Posts with Thumbnails