1 de diciembre de 2012

MÁS ALLÁ DE LA ALEGORÍA NARRATIVA


Tornapunta



"El lenguaje teatral es el único lenguaje de las artes en el cual la conciencia del espectador está simultáneamente sometida al estímulo de dos series asociativas de naturaleza diferente, una se origina en la percepción, es decir, aquello que veo, la materialidad de la escena: el escenario, el espacio, la gestualidad del actor, el actor mismo, la iluminación, el vestuario, todo aquello que puedo percibir, y por otra parte la serie asociativa, que se deriva de la capacidad evocadora del lenguaje, de modo que allí donde se incorpora la palabra al espectáculo, se incorpora también la imaginación en la mente del espectador. La conjunción, la tensión de estas dos series asociativas de naturaleza diferente es la esencia del lenguaje teatral. El dramaturgo debe escribir con dos manos, con una mano nos va contando todo lo que se ve, en tanto que con la otra nos va contando todo lo que se oye."

Max Frisch Diarios (fragmento)




















"El escenario y los decorados han sido desposeídos de cualquier mensaje que invite a la acción, la vista espera; la música ha sido acondicionada para que el subconsciente consienta y se deje entregar a cierta indolencia; y al fin las palabras flotan como burbujas abandonadas en la superficie de un mar de indigencia, cerca de una isla de plásticos. La obra está a punto de acabar, o apenas empieza."





"To-morrow, and to-morrow, and to-morrow,
Creeps in this petty pace from day to day,
To the last syllable of recorded time;
And all our yesterdays have lighted fools
The way to dusty death. Out, out, brief candle!
Life's but a walking shadow, a poor player,
That struts and frets his hour upon the stage,
And then is heard no more. It is a tale
Told by an idiot, full of sound and fury,
Signifying nothing."

Macbeth (Acto 5, Escena 5, líneas 17-28)



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Javier, usted tan oportuno y tan exquisito en sus exposiciones, tanto ve y escucha uno en el teatro de la vida, que no sabe con que escena quedarse, ni quién es el mejor actor que al final se lleva el gato al agua.
¿Quién ha vivido por encima de sus posibilidades?
Publicado en la Opinión de Málaga.
Desde que comenzó la crisis es común escuchar en los debates una manida frase que asegura que los españoles hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Es importante señalar que ni todas las familias se han endeudado con la misma intensidad ni todas las empresas han tenido el mismo comportamiento «irresponsable». Las deudas de los más pobres han solido tener como motivo la compra de una primera vivienda, imposible de comprar sin recurrir a la hipoteca, mientras que en el caso de los más ricos el objetivo era la compra de segundas y terceras propiedades inmobiliarias. Más bien podríamos afirmar que son los más ricos los que han vivido por encima de nuestras posibilidades, puesto que su creciente endeudamiento –con motivos de especulación inmobiliaria y financiera– ha sido socializado por los distintos gobiernos nacionales y actualmente lo estamos pagando la mayoría con altas tasas de paro y menores ingresos con los que hacer frente a unas deudas muy inferiores. Los trabajadores y las pequeñas y medianas empresas de este país estamos pagando la borrachera de unos pocos, muy adinerados, que además se las están arreglando para salir de la crisis aún más ricos. Podemos llamarlo estafa, robo, extorsión o sencillamente lucha de clases, pero es evidente que frente al populismo de derechas hay que enfrentar la elegancia y rigurosidad de los datos económicos. En cada discusión, debate o coloquio debemos evitar ser absorbidos por una ideología que bajo una apariencia de ingenuidad esconde los mismos intereses de quienes nos están aplastando en esta crisis.
Un abrazo.
María de la Cal.

Cesar dijo...

Combinas magistralmente bellos videos, naturaleza y animales. Por supuesto entiendo por animales, los del tercer video, aquellos que explotan a sus semejantes y no para comer, sino para medrar y satisfacer sus egos o sus taras.
Todo lo humano no me es ajeno, aunque a veces desearía no tenerlo tan cerca.
Saludos.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Todo habla, mejor expresado, todo nos habla, la tela que se desliza, el cabello que mece el gesto, el color de las vestimentas, todo es parte de la palabra, todo busca conducirnos al supremo placer de la intuición. Esa es la verdadera función y también su función, enseñarnos a mirar con vocación de ver.
El teatro más aún que el cine por la irrealidad de los decorados, claramente cultivados a ese fin, nos permite comprender lo claustrofóbico y finito de la acción frente a lo despejado e infinito de la reacción que provoca.
Magnífica entrada amigo.
Recibe un fraternal abrazo.

Related Posts with Thumbnails